5 tips para hacer una presentación exitosa

5 tips para hacer una presentación exitosa

Realizar una exposición oral y captar la máxima atención de la audiencia es un gran desafío, especialmente en esta era digital donde las personas fácilmente se dispersan revisando sus redes sociales, enviando mensajes de texto o escuchando su playlist favorita. Estos consejos ayudarán a que la presentación sea menos estresante.

Antes de elaborar el discurso para una presentación, recuerde investigar los intereses y las motivaciones de los asistentes, establecer el mensaje principal y los puntos en los que va enfatizar; así como elegir las ayudas visuales y auditivas necesarias para convertirse en un orador cautivante. Recuerde que el material de apoyo y las herramientas electrónicas son los mejores aliados de los expositores que buscan ejemplificar los temas de una manera sencilla y dinámica.

Estos consejos le ayudarán a sorprender e impresionar al resto del equipo de trabajo, a los clientes o al público en general, mientras realiza una presentación eficaz e impactante:

  1. Lenguaje no verbal: 65% de la información que se transmite en una exposición oral proviene de este factor. Aquí interviene la gestualidad, que ayuda a acentuar, sustituir o contradecir lo que se expresa con palabras; la mirada, que permite llamar la atención y enviar un mensaje; el volumen y la entonación, porque la voz es clave para generar una conexión a través de frases enunciativas o interrogativas; y por último el ritmo y la pronunciación. Se recomienda establecer contacto visual con la audiencia, sin hacerlos sentir incómodos; sonreír a menudo es muy valioso, ya que indica calidez y amabilidad; evite darle la espalda al público; párese derecho, pero mantenga su cuerpo relajado; ponga sus brazos y manos abiertos con las palmas hacia arriba; muévase despacio y limite los movimientos repetitivos.
  2. Lenguaje verbal: 35% de lo que se comunica en en este tipo de presentaciones se origina en el lenguaje. Una exposición que tiene un orden y una estructura que el público puede percibir, es más fácil de seguir, entender y recordar. Por ello, el vocabulario debe ser adecuado al tema, al grado de formalidad y al propósito de la comunicación.  Si, por ejemplo, está tratando de hacer un punto, es posible que lo mejor sea expresarse con un tono de voz más fuerte y contundente.
  3. Apuntadores: todos los conferencistas buscan practicidad a la hora de realizar sus presentaciones. El mando inalámbrico láser R500 de Logitech, compatible con Windows y macOS, permite que la persona se mueva libremente y navegue  por las diapositivas a una distancia de hasta 20 metros de la pantalla, mientras señala las áreas relevantes con su puntero láser rojo. Este apuntador cuenta con tres botones  (láser rojo, siguiente y anterior) que se pueden personalizar a través de la aplicación Logitech Presentation la cual, además, permite controlar la duración de las pilas, configurar un temporizador en la pantalla y mantener el ordenador activo mientras realiza la presentación. El R500 ha sido diseñado para adaptarse a la palma de la mano del usuario, y gracias a su superficie de goma blanda otorga una sujeción mucho más segura.
  4. Medios de soporte: John Medina, biólogo de la Universidad de Washington, ha realizado una extensa investigación sobre la forma en la que el cerebro procesa la información. Su consejo consiste en empezar las presentaciones con menos palabras y con más imágenes: “cuando escuchamos la información, tres días después solo recordamos el 10%. Si agregamos una imagen, recordaremos el 65%”. Por su parte, la gurú del diseño Nancy Duarte, recomienda seguir la regla de los tres segundos: “si los espectadores no entienden la esencia de su diapositiva en tres segundos, es demasiado complicado. Piense en ellas como si fueran carteles publicitarios y entregue la información necesaria”. En conclusión, las exposiciones deben tener más fotos, videos y audios, pues además de servir para ejemplificar y hacer comprensibles los conceptos complejos o las experiencias de vida, generan recordación.
  5. Interacción con el público: no se trata de convertir la charla en una comedia, pero un chiste ligero, una historia o una dinámica siempre serán de gran ayuda para crear un momento de distracción y participación.  Empiece o cierre la conferencia contando una anécdota propia o dando un ejemplo palpable.
Banner OdontosaludP abajo

Related posts