Durmiendo con el enemigo

Durmiendo con el enemigo

Me ha llamado mucho la atención la presencia de personajes siniestros en la campaña de uno de los candidatos más opcionados a la alcaldía de Neiva; individuos que, en la campaña pasada, hace cuatro años, se graduaron de enemigos acérrimos del derrotado aspirante.

Uno de estos personajillos aparentemente es un señor de apellido ‘Rosqueto’, o algo así, quien fue el artífice de la más sucia estrategia de desprestigio en contra del mencionado político, jamás antes registrada en este municipio, lo cual se constituyó en uno de los factores determinantes para ver hundida su aspiración.

Si en la campaña pasada las redes sociales jugaron un papel determinante, hoy en día mucho más, y me parece gracioso leer en redes sociales, las publicaciones de don ‘Rosqueto’, defendiendo ahora a quien otrora atacara como león a su presa, sin tener compasión alguna, más bien con crueldad, sin muestra alguna de ética o moral.

La verdad yo no sé cómo el candidato se aguanta en sus filas a un alfil tan peligroso, pues con seguridad en el tablero político, es de los que come para atrás, sin importar si debe correr en diagonal, en línea recta, de manera transversal o saltándose la ficha que sea, pues si de algo no conoce este rufián, es de conducta o de normas.

Me parece increíble que haya personas que no tengan vergüenza de sí mismos y de sus actos, y se vendan de la manera más baja con el único fin de llegar al poder para poder desarrollar acciones sucias en favor de sí mismos y en contra de la sociedad.

Particularmente, pienso que ese tipo de sujetos en lugar de sumar restan; en lugar de ayudar a construir, destruyen; y en lugar de orientar acciones de beneficio público, lo único que buscan es la manera de llegar a los recursos públicos para hacer fiestas con los mismos, sin pensar en el bien común, algo que afecta notablemente los intereses de toda una comunidad.

Abraham Lincoln, expresó alguna vez la siguiente frase: “Se puede engañar a parte del pueblo parte del tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo”, y traigo esta máxima a colación precisamente porque lo que se ve es que un bribón como éste lo que busca es engañar, mentir, distraer y confundir, para después actuar de manera gris.

Buscando, buscando, encontré el otro día un grafiti muy gracioso que decía “Hay personas tan falsas que deberían tener un tatuaje en la frente que dijera MADE IN CHINA”, y como dijera un gran amigo que ya partió para la vida eterna, “hagan cuenta y caso”.

Seguimos avanzando en estas contiendas electorales, en donde todos los aspirantes presentan sus propuestas, generalmente muy similares unas y otras, pues las necesidades y problemas son los mismos para todos y no existen muchas posibles soluciones, así que termina uno casi que, escuchado lo mismo, pero de boca de diferentes personajes; lo que sí cambia es la estratagema, las acciones, el presupuesto y los personajes siniestros que se acercan a una campaña o a la otra.

No deja de ser preocupante tener en un equipo a tipos tan sin escrúpulos, pues como lo propongo en el título de esta columna, es como estar durmiendo con el enemigo.

Por: Hugo Fernando Cabrera – hfco72@gmail.com
Twitter: @Hufercao04

Banner click masivo abajo

Related posts