En Colombia, cada vez hay más mujeres en cargos directivos

En Colombia, cada vez hay más mujeres en cargos directivos

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en la región, solo el 21% de las empresas cuentan con una mujer en su máximo cargo directivo, las mujeres ganan 21% menos que los hombres y tan solo el 7% ocupa posiciones en juntas directivas. Podrían ser cifras poco representativas, pero al mirar el comportamiento histórico de estas estadísticas, son datos que demuestran un proceso que con el paso de los años ha mostrado grandes y pequeños avances.

Pues bien, tanto en Colombia como en América Latina, se han registrado cambios importantes enfocados en la “equidad de género”. Según un análisis realizado por la OIT, a partir de encuestas a 13.000 compañías de setenta países, tres de cada cuatro empresas que han promovido la presencia de mujeres en cargos directivos han aumentado del 5 al 20 por ciento sus beneficios.

Hoy, para Colombia, es una necesidad de las empresas incluir a mujeres en cargos directivos, no solo por su destacado potencial profesional, sino para lograr una cultura de equidad e inclusión activa. Por eso, empresas como General Electric, Corona, Sanofi Pasteur o WeWork, son lideradas por mujeres, quienes a pulso, han llegado a grandes posiciones de liderazgo y poder. Además,  con su empatía han demostrado que pueden tender puentes, ayudan a generar confianza en sus equipos, y  a generar un mejor ambiente laboral, logrando que las personas se sientan más identificadas con liderazgos bajo pasión que bajo presión.

Ana María Delgado, Vp Asuntos Corporativos de la Organización Corona, afirmó recientemente en el evento Talks By We organizado por WeWork, que sentar a mujeres y hombres en la misma mesa permite tener diferentes visiones sobre distintos temas, lo que genera un mayor rendimiento en el equipo. Este argumento es sustentado por Aequales, la consultora especializada en equidad de género, la cual sostiene que con la presencia femenina en las empresas y en cargos de liderazgo, hay mejores estándares sociales y de gobierno, lo que se traduce en menor riesgo de fraude, mejor clima laboral y mejor reputación.

Por esta razón, ahora es tan común y relevante crear espacios en donde mujeres puedan compartir desde su experiencia como profesionales y demostrar que el género ya no es un argumento para escoger el personal de la empresa, ni a sus dirigentes. En dicho evento, estuvieron reunidas cuatro importantes mujeres que están en una posición prestigiosa en sus empresas, quienes hicieron énfasis en la relevancia que ha tenido el sector privado en esta lucha histórica.

Estas 4 dirigentes empresariales, entre las que también se encontraba Sandra Aramburo, General Manager de Sanofi para Perú y Colombia y -Fabiola Sojet, ex CEO de General Electric Colombia, llegaron a la conclusión de que es importante crear políticas públicas que fomenten el liderazgo y el empoderamiento femenino, pero también se deben articular acciones de impacto desde el sector privado. Por ejemplo, fomentar espacios para que las mujeres puedan ser escuchadas y romper con los estereotipos de género que muchas veces relucen desde los procesos de selección.

“Como líderes podemos interferir para tener un equipo equitativo, visibilizar todos estos temas y desde abajo, empezar a empoderar a las mujeres dentro de la empresa. Según cifras de MacKinsey, cerrar las brechas de género en el mercado laboral podría implicar un crecimiento hasta del 34% del PIB de la región para el 2025, por eso desde WeWork buscamos que más mujeres sobresalgan por sus capacidades y encuentren en esta empresa un lugar seguro para ser profesional y mujer”. – Afirmó Karen Scarpetta, General Manager en WeWork Colombia.

En las últimas décadas Colombia ha alcanzado importantes metas en relación a la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, si bien aún hay brechas relevantes por reducir, es evidente que ha habido un proceso de mejora y que en Colombia, cada vez son más las mujeres en cargos directivos. Esta lucha debe afrontarse entendiendo definitivamente que las mujeres están igual o más capacitadas que los hombres, y que la famosa iniciativa de cuotas para darles espacio, envía el mensaje contrario a la sociedad.

De las conclusiones más importantes de este conversatorio que reunió a más de 100 asistentes entre mujeres y hombres, es que empresas que tengan mayor diversidad entre sus equipos, tienen mayor capacidad de adaptación al cambio, importante elemento a tener en cuenta en tiempos en donde los paradigmas son constantemente revaluados y los entornos crecen de manera acelerada.

Banner click masivo abajo

Related posts