En el Álvaro Uribe Vélez, llevan 14 años esperando el corazón grande

En el Álvaro Uribe Vélez,  llevan 14 años esperando el corazón grande

El asentamiento Álvaro Uribe Vélez, en noviembre pasado cumplió 14 años de fundado. Ubicado en la comuna 10 de Neiva, es el único del país con el nombre del hoy senador de la República.

Cuentan sus primeros invasores que en el 2004, cuando 100 familias se tomaron esos predios de propiedad de la familia Max Duque, tenían el sueño de que por ponerle ese nombre iban a tener una ayuda por parte de quien era entonces Presidente de Colombia y se había hecho elegir como primer mandatario de los colombianos bajo su recordado lema de campaña, ‘mano firme, corazón grande’.

Doña Flor Alba Losada, líder comunitaria de ese asentamiento que hoy alberga a 526 familias desplazadas de municipios del Huila como Algeciras y de otros departamentos como Putumayo, Cauca y Caquetá, dice que actualmente ya no son tan uribistas como antes.

“Aún guardamos las cartas que enviamos a la Casa de Nariño como recuerdo de un sueño de corazón grande. Pero ya perdimos las esperanzas. En 6 años, desde que invadimos hasta que terminó su Presidencia, no logramos ni el saludo de Álvaro Uribe Vélez”, cuenta.

Asegura que en las últimas elecciones presidenciales de 2018, los uribistas en esa invasión sólo eran la mitad. La otra mitad apoyó a Petro.

En medio de la pobreza que los rodea, Flor señala que la lucha por la legalización nunca ha parado.

Después de varios intentos de desalojo en administraciones municipales pasadas, la actual del médico Lara Sánchez, les ha hecho estudios para mirar la posibilidad de legalizarlo en barrio.

Luego de varias acometidas ilegales, en el 2004, mismo año de la invasión, sus pobladores lograron hacerse a las redes eléctricas.

En el 2010 lograron que por primera vez las Empresas Públicas de Neiva colocaran tubos de media pulgada para suministro del agua potable y en el 2018 ya se están colocando los contadores domiciliarios para seguir realizando la respectiva facturación para su cobro en cada casa.

En el 2013 lograron constituir por primera vez la junta de acción comunal la que a veces funciona en la iglesia pentecostal que humildemente funciona debajo de latas y techos de madera.

No cuentan con servicio de gas el cual se suministran con pipetas y muchas familias cocinan con hornillas.

Son conscientes de la contaminación que generan en quebradas como la Jabonera que desemboca en el Río Las Ceibas, única fuente abastecedora de agua potable de los neivanos.

“Además de la contaminación ambiental, tenemos otros problemas como el de la inseguridad que es normal en toda invasión. Lo más preocupante es el alto consumo de drogas de nuestros jóvenes”, señala Flor.

Y como un espejo de la sociedad, lo que le aterra a esta líder comunitaria es que carros finos y “damas bonitas bien vestidas, bajan por acá a conseguir drogas”, comenta.

Este tipo de problemas aspiran que se controlen de mejor manera cuando logren legalizar su asentamiento.

Sus pobladores aseguran que la actual administración, desde Planeacion Municipal, Empresas Públicas Las Ceibas y Secretaría de Vivienda, ya se realizaron la topografía y los censos. Actualmente se encuentra en etapa de diagnóstico.

Asi mismo según explican en la Dirección de Vivienda de Neiva, de ese resultado puede salir una legalización mediante reconocimiento urbanístico.Doña Flor ha depositado finamente sus esperanzas en la actual Administración Municipal, la cual, de 14 invasiones que habían proyectado legalizar, ya lo han hecho con 10 nuevos barrios, bajo la política pública de Asentamientos.

En la capital huilense, según datos de la Dirección de Vivienda del Municipio, se estima que existen 117 asentamientos representados en 9.700 predios y albergando a cerca de 42.000 personas.

Es decir, casi un 13% de la población neivana estimada en 340.000 habitantes, vive en invasiones y asentamientos.

Mientras tanto, en el Asentamiento Álvaro Uribe Vélez, esperan que el corazón grande venga de otro lado. Sus esperanzas son cada vez menos uribistas.

Por: John Hammer León Cuéllar johnleonc@outlook.com

Banner click masivo abajo

Related posts