Falta planeación

Falta planeación

Una de las fuentes de economía del municipio de Neiva es el comercio, actividad que requiere del diseño de políticas de gobierno para el fomento del sector.

Cuestión que no ha ocurrido con la administración municipal, que hasta el momento ha demostrado total indiferencia con los comerciantes afectados por las obras de implementación del Sistema Estratégico de Transporte Publico (SETP), pues no propone a través de sus oficinas burocráticas, como por ejemplo la de competitividad, una salida, un paliativo, a los más de 50 negocios afectados, ubicados sobre la carrera séptima, ente calles 14 y 21.

Tampoco creo que hubieran previsto el impacto que irían a generar las obras por lo menos las ubicadas en el corazón del centro de la capital del departamento, pues tampoco lo han hecho los estudios existentes sobre la materia en este punto preciso, cual es el de la afectación patrimonial padecida por los comerciantes.

Y es que la dimensión de esta problemática es mucho mayor comparada al tratamiento o manejo que le viene dando la administración municipal, pues es un tema de ciudad, de movilidad, social, y a la fecha no ha existido un programa de acompañamiento serio y efectivo con propuestas ejecutables de parte de la administración, como por ejemplo; planes de gestión para facilitar el acceso a créditos para comerciantes, estrategias publicitarias que permitan a sus clientes, conocer que el comercio sigue en funcionamiento con el fin de visibilizarlos, acceso peatonal demarcado y visible, la realización de ferias o de eventos colectivos donde puedan ayudarlos a trasladar sus mercancías con el fin de que continúen con la comercialización normal de sus bienes y servicios.

Por otro lado, son nulas las propuestas realizadas por la administración con el fin de estudiar y gestionar mecanismos que le permitan al comercio formal enfrentar el cobro de servicios públicos, impuestos municipales que generan su actividad comercial, renovación de matrículas mercantiles, cobros de prediales a los propietarios de los locales comerciales desocupados por las obras, con un trato diferencial en el cobro de los mismos, no de exención, pues las reglas fiscales en el país son camisas de fuerza, que le impiden al gobernante poder ofrecer este tipo de beneficios cuando los contribuyentes atraviesan por situaciones insoportables como las que están padeciendo.

Es entendible que no todas las obligaciones de los comerciantes se causan a favor de la administración municipal y es en virtud de la aplicación de los principios que rigen la actuación administrativa; colaboración y coordinación, que se puede interactuar con cada uno de los actores competentes para poder lograr darles un respiro económico a los empresarios afectados con las obras.

La aspiración romántica de la primacía del interés general sobre el particular, es genuina, legitima si se quiere, pero no a cualquier costo, en estos casos, pienso que es dable  aminorar al mayor grado posible, el nivel de impacto sobre las finanzas de los comerciantes y de contera el daño que esta causa a la economía del municipio, de ahí la importancia de la aplicación del principio de planeación.

Es importante que por esta época los electores; comerciantes o ciudadanía en general revisen con sumo cuidado el nivel de compromiso de los candidatos con este proyecto de transporte público, los que aspiran a la Alcaldía de Neiva, que tengan intención de priorizarlo y darle celeridad a las obras pues de nada servirían unas calles muy adornadas para su implementación a costa de muchos más comerciantes sepultados por sus obras.

Por: Daniel Felipe Salazar Ramírez – danielfabogado@gmail.com

Banner click masivo abajo

Related posts