Banner Cabezote OdontosaludP

Graba a su padre y logra que confesara que abusó de ella

Graba a su padre y logra que confesara que abusó de ella

Una chica argentina volvió de España, donde está radicada para enfrentar a su padre biológico, Antonio Cisneros, a quien acusa de haber abusado sexualmente de ella desde que era una beba, durante 18 años.

Romina Balaguer (no usa el apellido de su padre), de 35 años, lo enfrentó el 3 de febrero en un restaurante de la localidad de Olavarría, donde estaba comiendo. Mientras lo filmaba con su celular, lo forzó a que admitiera que había abusado de ella. “Uno tiene cosas malas en la cabeza”, quiso explicarle el hombre.

Antonio Cisneros, de 66 años, según se ve en el video de unos 9 minutos de duración, no deja de cenar mientras su hija lo interroga y obtiene de él la confesión del crimen aberrante. Apoyada por una ONG que asiste a víctimas de abuso sexual, ANIMATE y por un grupo similar en Barcelona, Romina denunció el delito que afectó toda su vida (pesa 40 kilos y está bajo tratamiento). Guardó silencio desde niña, porque el abusador la amenazaba con matar a su madre y a su hermano si hablaba.

Sin embargo, la madre, al enterarse de lo sufrido por su hija, intentó convencerla de que no lo hiciera público.

El abusador comenzó a manosear a Romina cuando aún tenía pañales, continuó durante su infancia, cuando la llevaba a su habitación de noche, mientras su mujer trabajaba en tareas de limpieza fuera de la casa. Romina recuerda que más tarde, cuando su madre dormía, la llevaba a un descampado y la arrojaba sobre el pasto para penetrarla, Después, la limpiaba y la devolvía su camita.

Los padres de Romina, ahora auxiliar de veterinaria y adiestadora canina, se separaron cuando ella tenía 13 años. Presa del Síndrome de Estocolmo, visitaba a su abusador y robaba comida para llevársela porque estaba desocupado. Recién a los 19 años pudo poner fin a la relación de abuso. A los 21 dejó la ciudad y se radicó en Buenos Aires.

Romina está casada, y su marido apoya su actitud. “Solo he podido tener una vida sexual normal ahora, con mi marido”, dice. “He estado internada, tuve siete intentos de suicidio. No puedo ser madre porque debo tomar medicación que me lo impide”, se lamenta.

El abusador estaba residiendo en el Hotel Argentino de Olavarría, pero desde que comenzó a difundirse la información dejó el lugar y se ignora su paradero.

Related posts