¡Independencia ya!

Desde tiempo atrás, el departamento del Huila ha sido el principal productor y exportador de café del país, las ventajas competitivas que tiene nuestra región, por sus climas, su riqueza hídrica y el conocimiento de sus gentes, frente a otras del país, es grande.

Los cafés del Huila son los mejores catalogados en las tasas de excelencia y el reconocimiento de nuestro producto, ya no es solo nacional sino mundial, no obstante, eso no se ve reflejado, al menos en la forma que debería ser, en beneficios para nuestros caficultores y para nuestro departamento, pues la torta grande del negocio se queda en otras manos y a nosotros apenas nos queda la mugre en las uñas y las migajas que reciben nuestros pobres campesinos caficultores.

En la revista Semana de hace unos días, se publicó un estudio en el cual se establece que el sector agropecuario paso de ser, cenicienta a princesa, y qué es el área productiva que esta jalonando la economía, siendo el café la estrella de nuestros campos.

¿Qué tal que hiciéramos la tarea bien y que nos concentramos en todas las potencialidades que tiene este sector, especialmente el Huila para cafés especiales de gran interés en los mercados internacionales, se imaginan lo que lograríamos como país y como departamento?

En Colombia solo existen siete denominaciones de origen para Café, una de ellas es “Café Huila” tanto ésta, como la de “Café de Colombia” son denominaciones administradas por la Federación Nacional de Cafeteros.

Conozco a profundidad el tema de propiedad intelectual al que me he dedicado hace más de 20 años y siempre me he preguntado, ¿por qué no hay más denominaciones en Colombia?, si solo en el Huila son muchísimas las que existen, (San Isidro, Chillurco, Bruselas, Chapuro y Santa María, etc., etc.) como referencia, sólo la región de Burdeos, en Francia, tiene más de 50 denominaciones de origen para sus vinos; el problema en nuestro país es que no están siendo reconocidas, ni mucho menos registradas, esto sucede porque a la Federación no le interesa que hayan más denominaciones, pues perdería el control.

Como departamento del Huila no podemos seguir en este juego, y por eso, como sucedió en 1810, desde el fondo de mi ser grito, INDEPENDENCIA YA para nuestros maltratados cafeteros del Huila respecto de la Federación Nacional, que desconoce la importancia del Huila en el sector y que adopta políticas pensando solo en el beneficio de su círculo cerrado y centralista de poder y no en los campesinos cafeteros, a los que siempre les toca la peor parte.

¡Tenemos sobrados con que ser potencia mundial en la materia, no necesitamos a la Federación para nada, hagamos y registremos nuestras propias denominaciones de Origen, montemos nuestras propias tiendas de Café y que ellos se queden con su Juan Valdez y su denominación de Café de Colombia, no los necesitamos!

Por: Diego Muñoz Marroquín – diegom@munozab.com
Twitter: @diegomunozhuila

Banner OdontosaludP abajo

Related posts