La grandeza de Perdomo

Hugo Fernando Cabrera OchoaAlgunas veces inicio mis columnas de opinión con una frase célebre emitida por una personalidad influyente en diferentes tópicos, algunos religiosos, otros filósofos, también de políticos, poetas, escritores, científicos, deportistas, actores y desocupados que se iluminaron y aprendieron a filosofar.

Esta columna será una de ellas, tomando una expresión pronunciada por el desaparecido presidente norteamericano John Fitzgerald Kennedy que dice: “La grandeza de un hombre está en relación directa a la evidencia de su fuerza moral” y la tomo para referirme al actual Fiscal General de la Nación (E) Jorge Fernando Perdomo Torres, quien le dio a todo el país un ejemplo de transparencia, seriedad, pulcritud, honestidad, ética, moral y grandeza.

Como giganteño y como huilense, me he sentido sumamente orgulloso por los éxitos obtenidos por este prohombre de las leyes, quien a pesar de su escasa edad ha logrado los más elevados honores, gracias a su dedicación y entrega académica.

Hoy los huilenses estamos muy tristes porque guardábamos la esperanza que el Señor Presidente Juan Manuel Santos Calderón incluyera en  la terna para Fiscal General de la Nación al mencionado profesional, algo sumamente merecido por sus logros como Vicefiscal y mantuvimos viva la fe hasta última hora, pero las presiones políticas a que fue sometido el mandatario le obligaron a tomar determinaciones que tal vez se alejaron de su mismo completo agrado, eligiendo un grupo de tres candidatos excluyendo a Perdomo Torres, pero nuevas oportunidades se presentarán y muy seguramente será él quien se beneficie de estas y pueda seguir prestando sus servicios a los colombianos.

Muy a pesar de su gran formación académica, sus puestos alcanzados a pulso por méritos y su importancia nacional e internacional, el doctor Jorge Fernando Perdomo Torres es una persona sencilla, dado a la gente, a su gente; eso lo demostró en una de sus últimas visitas al Huila, cuando en el municipio de Gigante se mezcló con la masa y sin la menor muestra de vanidad compartió experiencias y conocimientos básicos, por ello viene a él otra frase como la de Cristina de Suecia que dice: “La grandeza y el amor, como los perfumes, los que los llevan apenas los sienten”.

Estamos seguros que muchos éxitos y objetivos son los que vienen por conquistar para este inteligente jurista, pues su juventud le permite tener frente a si un extenso sendero por recorrer, durante el cual indiscutiblemente alcanzará muchas más distinciones para seguir cosechando laureles en su prolífica vida profesional.

No me queda más que augurarle todos los triunfos posibles a este queridísimo paisano opita, para continuar sintiéndonos honrados de haber nacido en la misma tierra y continuar teniéndolo como ejemplo de vida para nosotros y nuestros hijos.

Por: Hugo Fernando Cabrera Ochoa – hfco72@gmail.com

Banner click masivo abajo

Related posts