La Revolución de la Conciencia: ‘Cambiemos esta vaina’ – I Parte

La Revolución de la Conciencia: ‘Cambiemos esta vaina’ – I Parte

Ante todos los vejámenes acostumbrados de la politiquería, que generalmente se ven representados en pésimos manejos de los recursos públicos, sumado a la deficiente dirección de los procesos que hacen parte del quehacer administrativo en cada uno de los gobiernos; generalmente el pueblo, es decir quienes sufragamos y vamos a las urnas, terminamos diciendo que necesitamos propiciar un cambio, que no podemos volver a elegir a los mismos, que debemos renovar la clase política, que debemos implementar la sanción social porque la justicia no opera con eficiencia, que debemos darles la espalda a los corruptos e ineptos, que debemos purgar las corporaciones públicas y que debemos revisar muy bien a quién le vamos a depositar el voto, es decir nuestra confianza, pero al final vamos a los puestos de votación y en la intimidad del cubículo, volvemos a marcar el voto a favor de quienes tanto hemos criticado porque nos han defraudado. No sé si pudiéramos llamarle a esto masoquismo o conformismo.

En una de esas magistrales alocuciones del señor presidente de México, el popularmente conocido “AMLO”, Andrés Manuel López Obrador, expresó que el país comenzaba a cambiar en la medida en que se generara una gran revolución de las conciencias, es decir, que México iría experimentando una verdadera transformación en todo sentido si la gente realmente entraba en razón acerca de la realidad, y desde su individualidad, como elemento del sistema social interactuante, liderara procesos de transformación y cambio, positivos en todo nivel.

Aunque la palabra clave es “libertad”, es decir que cada quien es libre de pensar, actuar y decir lo que razone, según su criterio, es importante que vaya acompaña de las palabras “responsabilidad y respeto”, pues cuando las tres se fusionan, se logra la combinación perfecta para actuar de una manera más correcta.

La revolución de la conciencia es un llamado a la reflexión, a pensar bien y a calcular también muy bien el efecto o consecuencia de nuestros actos y estos actos son por ejemplo el análisis real acerca de a quién debemos elegir, por qué lo debemos elegir y para qué lo vamos a elegir.

En estos días en que he estado hablando con mucha gente tratando de comentarles acerca de un proyecto político nuevo, tras el cual deseamos proponer una forma distinta de hacer la política, representando los intereses del pueblo, sin embustes ni marrullas, liderando un verdadero cambio de mentalidad, que es en realidad por lo que hemos respaldado y elegido personas nuevas en las ultimas contiendas electorales, me he dado cuenta que debemos esforzarnos mucho para generar esa revolución de las conciencias de la cual habla AMLO.

Por lo anteriormente expuesto es que me tomaré el trabajo de socializar con todo aquel que me lo permita, la importancia de hacer un verdadero análisis de la situación social, económica y política, de nuestro municipio de Neiva.

Es esencial analizar el comportamiento de quienes han sido elegidos por voto popular en el pasado, no solo por si han sido honesto, sino también por su eficiencia en sus acciones como representes de la comunidad, pues no elegimos a alguien para que mejore el estrato sino para que encarne e interprete las necesidades de la gente con un compromiso firme, responsable y serio.

Mi invitación a todos los que tienen la generosidad de leer estas líneas, es a que se unan a esta gran revolución de las conciencias, para que participemos activamente en la transformación de nuestra ciudad y de nuestra comunidad, para que entre todos “CAMBIEMOS ESTA VAINA”.

Cierro esta columna con la siguiente frase del historiador norteamericano Howard Zinn, “Si la gente pudiera ver que el cambio se produce como resultado de millones de pequeñas acciones que parecen totalmente insignificantes, entonces no dudarían en realizar esos pequeños actos”.

Por: Hugo Fernando Cabrera – hfco72@gmail.com
Twitter: @Hufercao04

Banner click masivo abajo

Related posts