No más ESMAD

No más ESMAD

Falleció el joven Dylan Cruz, víctima del uso desmedido de la fuerza de represión del Estado; no deberíamos culpar directamente al agente que disparó, porque no estaríamos yendo a la raíz del problema, el ESMAD claramente no está diseñado para respetar los derechos fundamentales de los colombianos.

El uso que hace de la fuerza es desmedido, no tiene distinción de nada, ni de nadie, simplemente está diseñado para entrar a arrollar de manera brutal al que se traviese a su paso o el que tenga la mala fortuna de tropezarse con ellos.

He escuchado a varias personas justificando su accionar y su forma de ejercer control en las marchas, pero yo no puedo justificar de ninguna manera tal grado de salvajismo, al ver las imágenes de quienes han resultado víctimas en las marchas de estos días, me da miedo pensar que en medio de una revuelta cualquiera de mis familiares o amigos tengan la mala suerte de encontrarse en medio del caos y resulten siendo víctimas.

Por otra parte, no está bien que el Estado gaste recursos públicos en entrenar a funcionarios que deberían, se supone, salvaguardar la vida de todas las personas, e insisto en este punto, la protesta y las marchas son un derecho consagrado en la constitución, si no lo fuera, estaríamos viviendo no en una democracia, sino en una dictadura o una tiranía, la misma que tanto hemos criticado en Venezuela.

Por supuesto que no podemos meter en la misma canasta a quienes protestan pacíficamente con los que se aprovechan de las marchas para causar vandalismo, sin duda deben ser identificados y judicializados.

Valdría la pena también que nos preguntemos e incluso que se realizara un estudio que nos diga como ha afectado el entrenamiento y el ejercicio de sus funciones a los agentes que hacen parte del ESMAD, ¿Estarán bien moral, psicológica y espiritualmente?, ¿Cómo se comportan al interior de su hogar y en su entorno social?

No creo que alguien se sienta bien consigo misma después de saber que ha acabado con la vida de otra persona, solo un sociópata seguiría como si nada.

Uno de los puntos de discusión con el gobierno debe ser sin duda debe ser el desmonte del ESMAD, no es justificable el uso de la fuerza desmedida contra los ciudadanos, es que ni siquiera el peor delincuente merece el trato inhumano al que han sido sometidos varios ciudadanos por parte de la fuerza pública.

Ejercer la autoridad no puede rayar con la brutalidad, la patanería, la tortura o el abuso.

Si los miembros de una sociedad avalamos estas cosas debemos preguntarnos: ¿Cuáles son nuestros valores?, ¿Dónde nos queda la educación, la civilidad y el amor que profesamos en Cristo?

Por: Óscar Emilio Antolínez – oscarantolinez@gmail.com
Twitter: @oscarantolinez

Banner click masivo abajo

Related posts