¿Solo entendemos con fuete y con multas?

¿Solo entendemos con fuete y con multas?

Pareciera que nuestra mentalidad y acaso nuestra misma voluntad solo se moviera con fuete y con multas, que solo obedeciéramos a la parte más primaria del cerebro –la reptiliana, según algunos científicos modernos de la mente-, la que dirige nuestros actos biológicos más simples y rutinarios, y no por la que se encarga de las acciones más racionales y civilizadas.

Lo decimos ante el espectáculo diario del comportamiento de los conductores de toda clase de vehículos en la ciudad, desde las modestas bicicletas hasta las atronadoras motos y los automóviles de última generación, casi ninguno responde a mínimas normas de comportamiento ciudadano dictadas para la  buena convivencia entre seres humanos.

No se respetan las normas del tránsito, se violan los semáforos, no se atienden y hasta se destruyen las señales elevadas o pintadas en el piso; cada cual se cree dueño único de las vías y no reconoce el derecho de los demás a utilizarlas racionalmente. Es el reinado del “madrazo”, el “a mí nadie ni nada  me importa” y el “usted no sabe quién soy yo”. La anarquía casi total.

Y las consecuencias naturales: el aumento de los accidentes de tránsito –especialmente de las motocicletas- y el del número de víctimas, muertos y heridos.

Y no es solo cosa  de las autoridades; es la falta de cultura ciudadana al conducir y al circular por las vías.

Algunos eternos  autoproclamados voceros de la opinión pública reclaman a cada muerto y herido, que solo es responsabilidad del alcalde en ejercicio y de las autoridades policivas y de tránsito.

Quizá no han sido suficientes y no han persistido las acciones de educación de la comunidad; los cursos en escuelas y colegios, los payasos y saltimbanquis cordiales en las esquinas; los comparendos educativos, las cartillas y los artículos ilustrativos que se distribuyen periódicamente a los conductores… Cientos de iniciativas puestas en práctica con la mejor intención de acertar.

Todo parece ineficaz Nada resuelve el problema. Ni siquiera el fuete y las multas.

Es hora de reflexionar, de que cada conductor y peatón comprenda que es necesario el acatamiento a unas normas que se dictan y se aplican con la intención de mejorar la convivencia ciudadana.

Si queremos que disminuya el número de víctimas, tenemos qué pensar en nuestra propia actitud y responsabilidad No solo en la de los otros y las autoridades.

Por: Delimiro Moreno – morenodelimiro@gmail.com
Twitter: @opipaisa

Banner click masivo abajo

Related posts