Tensión entre Estados Unidos y Rusia por armamento nuclear

Tensión entre Estados Unidos y Rusia por armamento nuclear

Una nueva tensión entre Rusia y Estados Unidos surgió luego de que la Administración Nacional de Seguridad Nuclear de Estados Unidos (NNSA, por sus siglas en inglés) anunciara, a través de un comunicado, sobre la fabricación de una nueva ojiva nuclear de bajo rendimiento para misiles balísticos Trident (misil balístico intercontinental para submarinos).

La ojiva que está desarrollando Estados Unidos tiene como nombre “W76-2” y aunque es considerada un arma nuclear de bajo rendimiento, tiene un tercio de la potencia de “Little Boy”, la bomba que fue lanzada sobre Hiroshima. La NNSA, a través de un comunicado anunció que “se está a punto de completar la cantidad de ojivas de capacidad operativa inicial W76-2 y se planea entregar las unidades a la Armada para finales del año fiscal 2019″.

Estas ojivas son de corto alcance y tendrían un rango explosivo de entre 5 y 7 km, según expertos nucleares estadounidenses. El ministro de asuntos exteriores de Rusia, Sergey Lavrov,  afirmó que “la fabricación estadounidense de un nuevo modelo de ojivas aumenta el riesgo de una guerra nuclear”.

De igual manera, se pronunció sobre el anuncio de la NNSA sobre el despliegue de estas armas de baja potencia en submarinos:

“El desarrollo de esta munición de baja potencia reduce el umbral para el uso de armas nucleares y por supuesto aumenta el riesgo de conflicto nuclear”.

Estas mismas preocupaciones las manifestaron los congresistas del partido demócrata estadounidense. Los legisladores denuncian que este tipo de ojivas provocará una carrera armamentística y aumentará el riesgo de sus uso en un conflicto convencional, lo que derivaría en una guerra atómica.

La fabricación de este armamento está estipulado en la Revisión de la Postura Nuclear ordenada por Donald Trump el año pasado ya que, según el mandatario, “se busca disuadir al Rusia”. Este arsenal dificulta la negociación entre las 5 potencias nucleares (China, Francia, Reino Unido, Rusia y Estados Unidos) que se encuentran reunidas en Pekín debatiendo sobre políticas nucleares, desarme y no proliferación.

Según la NNSA “la fabricación de esta arma haría menos probable un conflicto nuclear ya que se equilibran fuerzas y capacidad de reacción frente al armamento que posee Rusia”. Expertos en antiproliferación nuclear consideran que estas acciones por parte de Estados Unidos fomentarían una carrera armamentística por parte del gobierno de Putin.

Crédito: Agencia Red Medios

Banner click masivo abajo

Related posts